¿Ministros de Alabanza Divorciandose?



Hace algunos meses atrás se difundió la noticia de un cantante cristiano muy reconocido quien oficialmente anunciaba su divorcio después de 20 años de matrimonio. la noticia vino a apesadumbrar muchos corazones de quienes habíamos sido tan bendecidos por medio de su música, pero como esto se esta volviendo una moda en la iglesia cristiana quiero compartirles mi punto de vista. 

Mi objetivo de esta nota no es denigrar a nadie (por esa razón omitiré nombres), y mi nota girará al rededor de aquellos cristianos que se divorcian abandonando su familia siendo ellos quienes pecaron. Ya días tenía la inquietud de compartirles esto. 

Estamos en un tiempo en donde lamentablemente el matrimonio ya no tiene el peso con que Dios lo diseñó y esto no solo en el ambiente no cristiano, si no también en el ambiente cristiano. Si bien no es nada nuevo, desde la década de los 80´s se ha hecho más público y visto como grandes ministros de alabanza, pastores y grandes siervos de Dios han sucumbido en el pecado del adulterio, trayendo consigo destrucción no solo a sus familias si no también a los ministerios los cuales dirigían. Lo sorprendente de esto es que muchas de las iglesias actuales están viendo el divorcio como el escape más acertado ante las dificultades matrimoniales y en casos extremos los de infidelidad. La biblia es clara en que Dios no está de acuerdo con el divorcio a menos de dos causas; una a causa de infidelidad y la otra porque uno de los cónyuges que no sea cristiano lo pida, de lo contrario no hay ninguna excusa válida para permitir el divorcio. Muchos escudan una nueva idea «la biblia dice que lo que Dios uniere no lo separé el hombre nunca, pero ¿y si Dios nunca los unió? Entonces es valedero divorciarse»… esa suena una frase muy espiritual sin embargo está sacada de su contexto. La biblia enseña que el matrimonio inicia con una decisión de ambas partes. Cada persona DECIDE con quién casarse y luego de eso no puede echarle la culpa ni a las circunstancias, ni al pasado, ni a ninguna otra cosa, ni menos escudarse en que en una era tecnológica fácilmente encontrarán reemplazo, cada quien es responsable de a quién escoge para vivir el resto de su vida.

 Hay muchas personas que aún creen que Dios ha creado un ser único en la tierra con el cual podrían cumplir la voluntad de Dios, sin embargo esto no lo enseña la biblia. A los que creen esa teoría pregunto ¿y que pasara si esa persona no quiere hacer la voluntad de Dios, si esa que según tu ideal es la que Dios creó y pues ella no quiere hacer la voluntad de Dios? Recuerda que ella también tiene libre albedrío y Dios no la forzará a hacer algo pues él le dio el derecho a escoger. Amigos en la humanidad hay varias personas con las cuales podríamos unidos cumplir la voluntad y propósito de Dios como pareja, lo bonito de esto es que solo es una la escogida y que esta persona también teniendo múltiples posibilidades te escogió a ti. Eso es lo bello del asunto. A partir de esa decisión ya no hay marcha atrás, tienes que dar el todo por esa pareja que te dio el SI en el altar y cuidarla, respetarla, valorarla y serle fiel ¡como lo prometiste! todas las demás opciones que tuviste antes de casarte o que pudiesen salir estando casado ya NO son valederas, ya tienes una responsabilidad delante de Dios. Entonces ¿Por qué culpar a Dios de nuestras malas elecciones? Nosotros somos los responsables del tipo de vida que llevamos, pues cada día podemos decidir hacer de nuestra vida algo mejor. 

Si nos vamos al versículo insignia donde se enseña sobre noviazgo o compromiso matrimonial, el cual es el caso de Isaac y Rebeca, recordaremos bien que el mayordomo fue a buscar esposa para Isaac (para muchos el mayordomo tipifica el Espíritu Santo) ahora bien, tenemos claro que Dios mismo puede ayudarte a buscar pareja y lo hace si te aferras a su voluntad, pero en este pasaje bíblico hay algo que los que enseñan sobre este tema no mencionan y es que tanto Isaac como Rebeca tuvieron que decidir en su momento si aceptaban o no a la persona a quien Dios les traía. En el caso de Rebeca los padres le preguntaron si en verdad ella quería irse con el criado, a lo que ella se enfrentó a la decisión si aceptaba o no a a Isaac después de haber conocido por boca del mayordomo todo acerca de él. La historia nos dice que ella dijo SI. Ahora en el caso de Isaac igual, cuando el los vio llegar dice la biblia que él la vio, y después de verla «La Amó», toda persona madura sabe que el AMAR es una decisión y no son solo emociones, él al verla vió que ella tenía lo que él buscaba, entonces decidió amarla. Ahora haciendo una suposición... ¿que hubiera pasado si Rebeca hubiese dicho “no”? Sencillo Dios se busca a otra para apoyar a Isaac, ¿y qué tal si Isaac no la hubiese aceptado prefiriendo una de otro pueblo? Pues probablemente tuviéramos una historia diferente y no tan buena sobre Isaac. Mi postura es que desde el momento en que decides a esa persona para casarte es para toda la vida. DIOS BENDICE LA UNIÓN si esta tramada según su voluntad, si la hicieron fuera de su voluntad pues la bendición y propósitos de Dios se la perdieron, pero aún así Dios no aprueba el divorcio como primera opción y peor aún a causa de adulterio pre-meditado por un cristiano excusándose por maltratos de infancia, matrimonios prematuros, presión de grupo o fans en casos de los artistas, etc, etc. 

Entonces ¿Por qué hay cristianos que adulteran en contra de su cónyuge y para rematar se divorcian por su decisión, siendo ellos los que dañaron el asunto dándole con eso a su pecado broche de oro?

 Años atrás todos nos dimos cuenta de un gran hombre de Dios de cual si diré nombre porque él si es ejemplo de cómo tienen que ser arregladas las cosas, Tommy Moya, muchos pesamos en el corazón su hecho, pero vemos a un hombre con amor a Dios genuino y amor a su familia, que pese a su gran ministerio, fama y alcances, lejos de ocultar su pecado decidió afrontarlo y pasar por el proceso de disciplina y restauración, de palabras de el mismo Tommy escuchamos decir “ fue duro, y prefiero morir antes de pasar por esa situación de nuevo, porque NO era necesario pasar por allí” pero vemos que él luchó de la manera correcta y trató el asunto como se debía, obvio que no todo volvió a ser igual, todo pecado trae consigo consecuencias y algunas son para toda la vida, lo rescatable es que el amor de Dios no cambia y esta familia logró salir adelante pues toda unida luchó para pasar tal proceso. 

A mi generación les digo, ustedes son responsables de sus decisiones, escojan bien, abran los ojos más allá de la belleza física y estatus financieros, lo que necesitas a alguien leal a Dios y leal a ti, pero TU DECIDES con quién compartirás tu vida. No prestemos atención a los malos ejemplos de personas que se casan y divorcian cobardemente pues este siempre es lo más fácil dejando en el camino hijos con hogares disfuncionales los cuales muchas veces mal influenciados y por el estilo de vida de un hogar disfuncional terminan convirtiéndose en problemas para la sociedad. No menciono nombres de los malos ejemplos de personas en esta nota pues no conozco el contexto de sus vidas. Cada quien es dueño de sus decisiones y el estilo de vida que quiera llevar, pero estas a tiempo de escoger bien y no dañar tu futuro irremediablemente, si fallas o dañas a alguien las heridas sanan pero las cicatrices permanecen, lo mejor es no fallar y ser fiel. Ama esta institución inventada por Dios tan maravillosa llamada familia, cuídala es tuya.


Luis Lara