10 Cualidades de un adorador



Analizaremos cual debe ser la postura de un adorador, para ello tomaremos en cuenta las características  de David, al momento que es designado para tocar enfrente del rey Saúl. Si nos ubicamos en el contexto, el rey Saúl tiene problemas ya que el Espíritu de Jehová se había apartado de él, y un espíritu inmundo de parte de Dios lo atormentaba, entonces éste manda a buscar a alguien que sepa tocar música para que cuando este alguien toque, el espíritu inmundo se fuese. (1 S. 16.14-17). Además también tomaremos las características de los siervos de Dios a quienes en el nuevo testamento se les dio la misión de servir a las mesas. (Hch. 6.1-4). Quiero enfatizar algo, que aunque estas cualidades en este articulo las giro entorno a los músicos y ministerios de alabanza, esto no quiere decir que solo un músico puede ser un adorador, todas estas cualidades son aplicadas a las demás ramas de servicio en la iglesia (servidores, ujieres, danzores, vigilantes, diseñadores, personal e aseo, etc, etc) toda obra que se haga por amor a Dios y su obra es adoración el Señor, así que aplica cada una de estas cualidades a tu área de trabajo ministerial y de vida.

 1 Samuel 16.18

1- Sabía tocar: Esto demuestra la habilidad que tenía David en la ejecución de su instrumento, la cual sin duda alguna había sido desarrollada mediante la práctica constante y perseverante.Es triste ver como algunos músicos de la congregación inician en el ministerio, pero pasan los años y no mejoran en la manera de ejecutar su instrumento, ya anteriormente dijimos que Dios se merece la excelencia, y para ello teníamos que esforzarnos diariamente por ser mejores. Una persona que sirve a Dios en el ministerio de alabanza debe tener claro eso, y debe procurar cada día, además de mejorar como persona, el  ser excelente músico. No es posible que los músicos seculares sean profesionales y hagan las mejores cosas en sus shows, y nosotros quienes hacemos nuestra labor musical para el Creador de la música, lo hagamos a medias tintas o a como salga, ¡debemos procurar dar lo mejor de nosotros y mejorar cada día, esto para Dios!, así que como músico adorador debes demostrar esta cualidad, ser aplicado en tu instrumento sea cual sea, y procurar mejorar cada día, porque vamos a adorar a Dios de la manera más excelente que podamos cada día. La Biblia enseña que David escogió para el ministerio de profetizar con música a hombres instruidos y aptos para esta labor ( 1 Cr. 25.1-7), así que procura instruirte en tu instrumento, y capacítate cada día para servir a Dios con excelencia.

 2- Valiente: El permanecer a un ministerio de alabanza tiene mucho glamur, las personas suelen ver lo bonito, atractivo e impresionante que es pertenecer a un ministerio de alabanza, sin embargo como todo ministerio tiene sus luchas, sus altos y bajos (pero mayores son los tiempos buenos). Debes tener un corazón valiente como el de David, entender bien lo que es la lealtad a Dios, y que la frase darse por vencido no existe si Dios está contigo, esto dará firmeza y consistencia al equipo, y se podrá seguir una dirección uniforme si todos son valientes y luchan por salir adelante para alcanzar cosas mejores en el Señor.

 3- Vigoroso: Otras definiciones para la palabra vigoroso en el diccionario es Activo, eficaz. Es necesario que como siervo de Dios que eres seas activo, no puedes darte el lujo de ser un holgazán y perezoso, ten presente que a Dios no le simpatiza la pereza en las personas, si estás trabajando en el ministerio siempre habrá algo que hacer, desde limpiar tu instrumento, barrer el altar, cuidar las mechas, y muchas cosas que son necesarias para el funcionamiento organizativo del ministerio. Además de eso ocuparte de la oración y la Palabra de Dios, no te permitas caer en la holgazanería, no dejes que todos los demás hagan las cosas, se productivo, porque los productivos son siempre esenciales, mientras que los que no hacen nada se vuelven invisibles y no son necesarios.

 4- Hombre de guerra: En la NVI (nueva versión internacional) aparece como hábil guerrero. Y es que la alabanza también es guerra. Hablemos algo sobre el canto profético, el fluir del canto profético consiste en declarar el poderío de la Palabra de Dios, hablar y profetizar el cumplimiento de su palabra, confesando, exclamando y declarando lo que Dios ha hablado a través de ella, todo esto con fe y convicción, esto es guerra espiritual, es por esa razón que otra cualidad del siervo de Dios es el ser un hombre de guerra hábil, que busca estrategias de reino, que sabe utilizar las armas que Dios le ha dado, que usa bien la Palabra, revestido de la armadura de Dios (Ef. 6.10-18). La Biblia enseña que el Hijo de Dios apareció para deshacer las obras del enemigo, y como hijos de Dios también es nuestra misión, por lo tanto debes tener una actitud de guerrero, sabiendo que en la alabanza y la adoración son rotas las cadenas, hay liberación, sanidad, restauración, paz, alegría, esperanza, fortaleza, esto a causa de que a través del canto profético hablas la Palabra de Dios que es la que aumenta la fe, y es por la fe que recibimos todos los beneficios que Dios tiene para todos sus hijos.

5- Prudente En Palabras: (En la NVI aparece como sabe expresarse.). Es una tristeza ver como ministros de alabanza que cantan al Señor en las congregaciones tienen aún problemas con su vocabulario. Tocaré tres maneras en las cuales fallan muchos en su manera de hablar:

1) Algunos tienen problemas con las malas palabras y otros con quizás no malas palabras pero si con el uso de palabras fuertes, que al oído suenan incorrectas especialmente para los débiles en la fe. Es por esa razón que un genuino adorador cuida su manera de expresarse y de hablar, con esto no me refiero que tienes que caer al extremo de hablar solamente de una manera elocuente, si no que aprendas a  expresarte bien, una manera sencilla y clara, con la cual puedas estar a gusto y de igual manera hacer sentir a gusto a quienes te oyeren, recuerda no pueden brotar dos aguas de una misma fuente (Stg. 3.10-13).

2) Otro problema es con las palabras pesimistas, el adorador predica la fe en la palabra de Dios a través de la música, por esa razón de nuestra boca debe brotar palabras de fe y esperanza, de aliento y amor, palabras rectas y de verdad, con el fin de bendecir las vidas de aquellos que las oyesen (Ro. 10.10; Luc. 6.45; Ef. 4.29).

3) Debemos tener cuidado con el chisme, la murmuración, la crítica y todas las cosas similares a estas, recordemos que a Dios le desagradan las mismas y en su palabra encontramos muchas personas quienes tuvieron serios problemas por no tener cuidado con su lengua, así que tenemos que ser prudentes en nuestra manera de hablar.
(Stg. 1.2; 3.5; 1 P. 3.10).

6- Hermoso: (En la traducción Dios Habla Hoy aparece como bien parecido, o sea de buena apariencia o buena presentación), Muchos músicos en las congregaciones toman el versículo de  1 S. 16.7 como excusa para vestirse mal, y querer usar fachas que no son adecuadas para alguien que ejerce una labor en el ministerio, No quiero que caigamos al legalismo ni a libertinaje ya que estos dos extremos no van con Dios, pero debemos tener claro que es importante cuidar nuestra presentación como hijos de Dios y máximo al momento de ministrar, ¿cómo es posible que si una persona va a una entrevista de trabajo o se dirige a ver a alguna persona política importante trata de vestirte de buena manera, y al querer subir a ministrar a Dios usar lo que le dé la regalada gana? No es esto posible, con mucha más razón debemos procurar vestir bien al ministrar en la presencia del Señor, es cierto Dios lo que ve es el corazón, pero no te salgas de contexto para caer en libertinaje, repito tampoco hay que caer al legalismo que para ministrar solo debe de ser con traje y corbata ¡tampoco así!, pero si debemos procurar vestir cómodamente sin salirnos del decoro y prudencia, hoy en día las modas hacen desastres en el ministerio, recuerda que todos te ven y no es justo que por el capricho de vestir algo que a la verdad no viene al caso, algunas personas débiles en la fe dejen de recibir la presencia de Dios en sus vidas. Hay que tener cuidado por ejemplo en los pantalones en la mujer, estos no tienen que ser ceñidos y ajustados al cuerpo como que fuesen una segunda piel, o que estén desteñidos en las partes íntimas como para atraer la vista, es por eso que en algunas iglesias se prefiere que la mujer no ministre en pantalones, además esto de los pantalones también se aplica a  los varones hoy en día. Tampoco nos olvidemos de las blusas escotadas en la mujer, o de telas semitransparentes, hay que tener cuidado en esto. El problema no es que andes a la moda, el problema es cuando esa moda atenta a la moral y a lo correcto, así que si tú comida le es de ocasión a caer a tu hermano no las comas. (Ro. 14.17-21).

7- Dios está con él: (Ex. 3.12). Esta es la promesa de Dios al momento de llamarnos a una labor ministerial, esto nos da la confianza de que vengase lo que se venga, Dios estará con nosotros en todo momento y será nuestra ayuda, confianza, provisión y sustento, Así que si estás seguro a lo cual Dios te ha llamado, no midas obstáculos, ni adversidades, sino más bien lucha y esfuérzate, busca y aprovecha la oportunidades que Dios te abrirá, porque el llamado te lo hizo él y no el hombre, así que si su presencia está con nosotros ¿quién contra nosotros?, Dios dará todo lo necesario para que podamos cumplir nuestro llamado, nunca te rindas, sigue adelante y alcanza todas las promesas que Dios tiene para tu vida, (Jos. 1.9).
Otra cosa que debes tener en cuenta es que aunque en algunas reuniones la presencia de Dios no se sienta no necesariamente quiere decir que no está, recuerda que Dios está interesado en que le creamos y crezcamos en fe, y no en que nos dejemos guiar por nuestros sentimientos, así que su presencia se mueve de distintas formas, a veces casi sin sentirse al principio, pero el siempre estará presente y deseoso de tocar vidas.

 Hechos 6.3

Las siguientes cualidades las encontramos en el nuevo testamento, en el momento en que se necesitaban personas para que atendiesen las mesas.

8- Buen Testimonio: En otras palabras buena reputación. Si bien es claro, uno de los ministerios más atacados y criticados en todas las iglesias locales es el ministerio de alabanza, algunas veces con razón y causa, y otras no. Es por eso que debemos cuidar nuestro testimonio, para no dar ocasión a la acusación, el problema no son las críticas en sí, el problema es que tengan la razón cuando critiquen, ten presente que siempre serás criticado, lo que tienes que cuidar es que sea sin razón, de esta manera las personas que te conocen bien sabrán que deben y que no creer, así tendrás credibilidad que es muy necesaria en tu vida, recuerda que comunicas la palabra de Dios a través de la música, ¿pero si las personas no te creen como tocarás sus vidas?.
Por esas razones procura con diligencia cuidar tu testimonio y reputación en todo lugar, dentro y fuera de la congregación. (2 Ti. 2.15).

9- Llenos del Espíritu Santo: Esto nos denota una vida íntima con Dios. Una persona llena del Espíritu Santo es una persona que tiene una vida íntima con él, que le busca, obedece y es guiado por su dirección, para esto es necesario la oración, la lectura de la palabra, el congregarse, el ayunar. La presencia del Espíritu Santo esta con aquellos que llevan una vida totalmente rendida a él, y buscan cada día agradarle y dejarse enseñar y guiar por él. El Espíritu Santo, el Consolador es quien se encarga de tocar las vidas y convencer de pecado, Él es quien transforma, restaura y obra en las vidas, así que debemos llevar una vida en completa rendición y amistad con El, así El mismo nos enseñará lo que debemos hacer y nos ayudará a cumplir el llamado que el Señor nos ha hecho y nos alentará en cada momento de nuestra vida. (Jn. 16.13-15).

10- Sabiduría: Denotando una vida en su palabra, es necesario que leas y memorices la palabra de Dios, recuerda que la palabra profética infalible es la que ya ha sido escrita, si memorizas la palabra será sencillo que al momento de fluir en el canto profético tengas como expresarlo, además la palabra de Dios nos enseña que su palabra es la espada del Espíritu (Ef. 6.17), debemos apropiarnos de su palabra que es con la que contrarrestamos las tentaciones del maligno, recuerda que nuestro mismo Señor Jesús venció la tentación del enemigo con la frase Escrito está, de igual manera debemos aprender su palabra, esto nos dará vigor espiritual y crecimiento en el conocimiento de sus promesas.

Espero estas diez características te sean de mucho provecho y las puedas aplicar por completo a tu vida, no son las únicas diez, pero a mi criterio son los primeros pasos para iniciar y llevar una dirección correcta en el ministerio. Es una gran bendición el poder servir a Dios a través de la música, y se disfruta más cuando sabes que estás haciendo lo mejor.


Luis Lara.