4 criterios erróneos para "evaluar" a un adorador




Iré al grano en este tema, en esta época he visto que se han levantado muchos “expertos en la adoración” quizás a causa de lo fácil que es obtener información hoy en día. A la vez, es muy común ver notas, comentarios, post, imágenes, etc., hablando de que cierto “artista” o “salmista” es o no un verdadero adorador. Pero en esta ocasión el tema que quiero tocar es 4 criterios erróneos para "evaluar" a un adorador. 
Si quieres leer sobre las cualidades bíblicas de un adorador ve al siguiente enlace: http://www.luislarahn.org/p/10-cualidades-de-un-adorador.html
y si quieres leer sobre los fóbicos a la palabra “artista” te dejo este enlace a otro de mis artículos:  http://www.luislarahn.org/p/por-alguna-curiosa-razon-me-he.html

Entrando en materia, enumerare estos criterios erróneos para evaluar si una persona es un adorador:

1 – Su género musical.
Con la ola de nuevos estilos de trabajo (visión) de iglesias también están sus diversas formas de ver la adoración, algunas muy bíblicas y otras creo que son más criterios subjetivos, de allí en esto último que hay personas que evalúan a otro como “verdadero adorador” si se mueve en un determinado género musical, siendo hoy en día el predominante el góspel rock o también llamado alabanza y adoración contemporáneo. Las personas que usan este criterio aplauden de verdaderos adoradores a aquellos que se mueven en el género musical de su gusto, de lo contrario si la persona se mueve en otro género musical es etiquetado como solo un artista que no mas quiere hacerse famoso. A lo largo de mis años como cristiano he visitado muchas iglesias y he visto como muchas de ellas tienen conceptos distintos de la adoración de acuerdo al contexto donde se encuentren (país, región, estatus económico, etc.). La verdad nadie puede decir que un género u otro es en verdad adoración o no, ya que la adoración está bien inclinada al corazón, Rick Warren en su libro Una Vida con Propósito habla que la esencia de la adoración está en la rendición y la entrega, por lo tanto un género musical no mas es un canal entre muchos  por medio del cual se puede adorar a Dios, así que no podemos ser tan extremistas al querer menos preciar a otras personas porque adoran a Dios con otros géneros musicales, la biblia enseña que el único que pesa los corazones es Dios y que nosotros nos podemos equivocar (Prov. 21.2). He visto pueblos en los cuales adoran a Dios con gran devoción solo con una guitarra y un acordeón, y te aseguro que si a ese pueblo llevas una banda con música congregacional contemporánea la gente de ese pueblo no se conectará tan fácilmente en adoración, sencillamente porque no es su contexto, y eso no quiere decir que no son adoradores. Creo que si defendemos la idea que solo la música con mucha guitarra eléctrica, tambores de batería fuertes y pads y strings de piano son los elementos que usan los verdaderos adoradores seriamos unos prepotentes y orgullosos, pues esto no es así, David solo tocaba el arpa y te aseguro que el género musical que él tocaba en ese entonces si lo tocáramos en nuestras iglesias hoy en día se miraría súper raro. El hecho de que un género musical te mueva más rápido a emocionarte, disfrutar de esas frecuencias y de paso adorar a Dios no significa que los demás que tocan pop, ranchera, rap o baladas no sean adoración.

2 – Su manera de cantar e interpretar cantos espontáneos y/o improvisaciones musicales.
Es normal hoy en día escuchar que X artista si es adorador por “como fluye en adoración” entendiéndose como fluir a la manera espontánea he improvisada de desenvolverse cuanto canta, bien sea usando cantos espontáneos, improvisaciones musicales o cortas predicas o palabras al público de acuerdo al momento. Y si bien es cierto esto puede ser un elemento de un adorador no quiere decir que sea el único o que sea el indispensable, conozco gente que no es buena para cantar, pero si tiene corazón de adorador. No toda la gente es buena para improvisar…(y por cierto, si, es improvisar, no entiendo porque se ha satanizado la palabra improvisación y la han puesto como antónimo de adoración, como si en la biblia apoyase esta conjetura), cada quien tiene su estilo y forma de adorar, y hay personas que no son muy diestras para hacer improvisaciones o ser espontaneas ya que no es parte de su temperamento  o característica de ser (hay personas que por más que traten de cantar nunca lo lograrán, en cambio hay otras que sí podrían o incluso son natas para ello).  Hay cantantes que en su gusto personal no les gusta ser espontáneos en sus canciones, quizás siempre cantan tal cual y grabaron la canción, ¡pero esto no quiere decir que no son adoradores!, ¡soy testigo de eso!, cantan tal cual al disco sus canciones y la gente se siente bendecida y tocada por las palabras y forma de su interpretación, por ende no es ser objetivo decir que un artista no es adorador porque no es espontaneo, no, no y no; Dios es el que pesa los corazones, no sé si te ha pasado pero he estado en presentaciones o conciertos en los que el cantante es tan espontaneo que me aburrió, nunca entendí un mensaje claro, habló de todo y a la vez de nada, de nuevo extremismos en acción perdiendo de esta forma la claridad del mensaje (1 Co. 14.8)

3 – Un adorador es aquel que al momento de ministrar provoca que yo sienta la presencia de Dios.
Que espiritual se escucha esto ¿cierto?, algunos se atreven a decir que si no sintieron la presencia de Dios no son adoradores quienes dirigieron la alabanza. ¿qué divertido no? Como si Dios nos ha puesto como catadores de la adoración, pero al igual que las anteriores no es una verdad universal y única. Empecemos por algo ¿la adoración a quien va dirigida a Dios o a las personas?  Obvio que es a Dios, y en segunda instancia bendecir a las demás personas facilitándoles el unírsenos en adoración a Dios. Entonces ¿por qué evaluar a un adorador por lo que la gente sienta o deje de sentir? Una frase cliché en respuesta a esta pregunta es “es que el espíritu da discernimiento”, y es aquí donde volvemos al problema subjetivo del que anteriormente hablé, hay ocasiones en que no es el discernimiento de espíritus sino más bien el gusto personal del individuo. Claro que hay ocasiones en las que hay bandas que pasan a las plataformas a ministrar y no se siente nada, hay un vacío y lo peor sin mensaje (hago énfasis en esa parte de sin “mensaje” pues Dios más que hacernos sentir cosas quiere hablarnos y le conozcamos) pero no es algo universal, hay bandas en las que en sus ministraciones (entiéndase por ministración el momento en que se presentan a dirigir la música en algún lugar) no hay derroche de emociones ni mucho sentimiento, pero eso no quiere decir por fuerza que no sea adoración o que Dios no se agrade de ello, hay ocasiones en donde Dios guarda silencio con algún propósito en particular (Sal. 13). Otra cosa es a veces hay factores externos que pueden influir en una presentación por lo cual los cantantes no trasmiten lo que ellos quisieran, tipo los casos con problemas de audio, o problemas de salud de los miembros y que decir cambios culturales, etc. Y comúnmente son esas dificultades detrás del escenario que el público no conoce. Otro punto a recordar es que hay casos en donde al presentarse una banda pueda que sientas hasta ángeles visitarte, fuego en el interior y toda una chiripiorca, pero eso no te dice que en verdad sean adoradores, pues existe la posibilidad que sea pura gracia de Dios y que él se mueva a causa de la sed de las personas. (Num. 20.6-11)

4 -  Creer que un adorador solo es aquel que es músico.
Clásico, la gente piensa que adoración es solo música. Una persona es un adorador por la intención plena en su corazón de hacer las cosas para agradar a Dios; si barres la iglesia, si cuidas los autos en el parqueo de la iglesia, si ayudas al necesitado, si danzas, si dramatizas, si escribes poemas, si escribes libros, etc., etc. Toda actividad que realices con un corazón sincero con el objetivo de agradar y complacer a Dios es adoración. No limitemos esto a la música, ¡hay increíblemente muchas formas más en las que adoramos a Dios! (Sal. 34.1; 1 Co. 6.20)

Mi objetivo en esta nota no es decir que estos 4 argumentos o teorías están enteramente equivocas, lo que quiero es que sobriamente entendamos que solo son verdad en parte, pero no son verdades absolutas al momento de catalogar a una persona si es o no un adorador, de hecho, esa labor el único que puede dar el veredicto al 100% es Dios mismo, ya que él es quien ve el corazón del hombre, nosotros los humanos fácilmente nos dejamos llevar por lo que vemos con nuestros ojos (1 Sam. 16.7). Entonces, ¿por qué ese énfasis de querer catalogar a personas como adoradoras o no? ¿acaso Dios nos ha llamado a eso?, aprendamos a respetar a cada persona, banda, artista, salmista o como le quieras llamar, es cierto que hoy en día hay muchísimos cantantes cristianos y con diversidad de géneros, trasfondos y visión de trabajo, pero el único que pesa los corazones es Dios. Con los años he visto gente adorar en todo género y ver como dedican su esfuerzo, tiempo y pasión a hacer algo para Dios, así que ¿quién soy yo para evaluar las intenciones del corazón de cada persona?, hay miles de casos en los que personas bien intencionadas “profetizan” o hablan en nombre de Dios a personas diciéndoles que las cosas las están haciendo mal y que Dios no se agradó, y he visto como han destrozado sueños y mutilado corazones en nombre de Dios (cosa que Dios nunca dijo que hiciesen). Hay que ser sobrios y tener sumo cuidado en esto de señalar, principalmente las personas que les gusta estar lanzando palabras de señalamiento y juicio a los demás, no sea que caigan en un fanatismo en donde dejaron de escuchar a Dios y empezaron a hablar en nombre de las sus perspectivas humanas.

Dios sigue buscando adoradores en espíritu y verdad, muchos siervos de Dios comenzaron bien como ministros de la adoración pero al pasar el tiempo perdieron su enfoque, en cambio hay otros casos en donde algunos comenzaron mal su propósito, pero en el camino se encontraron con el Maestro y les cambió la vida, sea uno o el otro no tenemos el derecho a señalar a ninguno, nuestra labor es más declarar palabras de bendición a aquellos que han entregado sus vidas al señor, están en el camino y que al igual que nosotros cada día tienen sus luchas por ser personas conforme al corazón de Dios, orar por ellas y estar lleno de la sabiduría de Dios para dar el  consejo oportuno.


PD. No puedes dejar de leer Una Vida Con Propósito escrito por Rick Warren. Te bendecirá mucho.

Luis Lara